En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...

La UE no apoyará a Zimbabue si no hay reformas políticas
...leer más...

La Unión Africana inicia la investigación sobre los abusos de derechos humanos en Tigray
...leer más...

Los obispos de Eritrea se comprometen a seguir reclamando las instituciones católicas "tomadas por la fuerza"
...leer más...

El expresidente Laurent Gbagbo regresa a Costa de Marfil
...leer más...

Kenneth Kaunda, primer presidente de Zambia , hospitalizado
...leer más...

La diáspora sierraleonesa organiza una protesta virtual mundial contra las condiciones en Sierra Leona
...leer más...

Argelia planea desplegar tropas en Malí
...leer más...

Egipto mantiene la pena de muerte a 12 miembros de los Hermanos Musulmanes
...leer más...

La ONU insiste en que se necesitan más vacunas y más rápido
...leer más...

Francia invertirá 3.800 millones de euros en Egipto
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >


Baron Ya Bùk-Lu

Menène Me’Nve Ngomo Eyui, trovador urbano, hijo de Ebolo Ngomo Ona, que fue jefe de la tribu Esakunan. de Mikomiseng (Kie Ntem) de la etnia Fang de Guinea Ecuatorial. Su vocación musical le viene desde su infancia, en su entorno familiar.

Además de asistir y participar en ceremonias, rituales y danzas tradicionales Además de asistir y participar en ceremonias, rituales y danzas tradicionales, a los catorce años formó su primer grupo musical de “M’andjáng” marimba o palo contra palo, dos años después pasa a formar parte del grupo “KURYEBE” Y “OBÓ^O KURA”, con los cuales realizó varias giras por toda la geografía Guineana, grabaciones en radios y TV, hasta llegar a ser elegidos como grupo revelación de la provincia de Kie Ntem (Rep. G.E).
En la actualidad sigue evolucionando como artista integral que reparte su tiempo entre sus facetas como músico, actor y escritor.

Ver más artículos del autor

Nsing (El felino), por Baron ya Bùk-Lu
11/06/2014 -

-“Nzé d’ adjí bechít, esobo ye bilóg, ngué eman adjí bilóg, esobó vé?-

(El tigre caza a los demás animales, escondido en la hierba y, ¿si come la hierba…?) Si quieres cazar animales, no muevas la hierba, que notarán tu presencia…No escupas hacia el cielo, que al final cae en tu cara”.

NSING (El felino)

“Nsing, nsing, nsing, nsing, nsing bab, bab

Nsing w’aman ma bekúb adjè

Abelè beyà, abe lè bikomà

Abelè fe oto ngoan, m’akam a wò.

Kuar, metà nku’at”

(Cuidado con el pequeño felino, ¡es muy feroz!

Está acabando con mi gallinero, ¡es muy feroz!

Se come a las hembras y a los machos, ¡es muy feroz!

Hasta se comió, a la última gallina que crié, ¡es muy feroz!

Uuuiiih!, esto tiene mal arreglo, ¡es muy feroz!)

El felino Nsing, es muy calculador, manipulador, y traidor. Ataca, mata, asesina a sus presas, después de una minuciosa elección. Sorprende en plena soledad, en la oscuridad, y con mucha impunidad. Sin pudor, ni piedad, ataca al objetivo elegido

Ndong Mba, llevaba aproximadamente una hora, entrando y saliendo de todas las casa del poblado. Estaban vacías y abandonadas, las puertas y ventanas abiertas, como si alguien fuese a aparecer en cualquier momento. Al final se dio cuenta de que allí no había ningún alma viviente. En una esquina, en varias ocasiones, le pareció, ver una sombra humana.

Agotado, se sentó en una banqueta que encontró en una esquina. De repente, notó que alguien, lo tocaba el hombro. Era "Mendjím sósoo", la vidente de la aldea, la única superviviente del poblado.

Le contó a Ndong Mba que, no quedaba nadie, debido a un Nsing (El felino). Había matado a todo ser viviente, incluido los animales domésticos. Le dijo, que se fuera a una de las casas a descansar. Mientras, buscarían la solución al problema.

La solución, se encontraba en la aldea de Bikaba, de la tribu "Ye mekòg", al otro lado del rio "Bitúmu", donde residían sus tíos maternos. A la mañana siguiente, se juntaron en la casa de la palabra. La vieja le contó que en el río Bitúmu, lo que parecía ser agua no eran más que gusanos, debido a los millones de cadáveres de personas y animales vertidos. El rio tenía una temperatura tan alta que, impedía cruzarlo a cualquier ser vivo. Bien sea por el aire o por parte subterránea, muchos habían quedado en el intento.

La vieja, había soñado con una mujer al otro lado del océano Que padecía una extraña enfermedad, al parecer, dicha mujer tenía más de cien orgasmos diarios. Se acordó, de que, los gusanos, del rio Bitúmu, con el flujo vaginal, se quedaban como anestesiados durante una hora, tiempo suficiente para que se pudiera cruzar hasta el otro lado.

Después de varios intentos, lograron contactar, con la mujer, la cual aceptó donar su flujo con tal de ayudar a resolver dicho problema. Empezaron las gestiones, para conseguir subvenciones. Tenían que hacer unos conductos subterráneos por donde pasaría el flujo suficiente para hacer un camino de dos metros de ancho y dos kilómetros de largo. Ayudado por un piercing electrónico que la colocaron en el clítoris, los orgasmos se multiplicaron por mil.

Ndong Mba, llego a Bikaba, como estaba previsto. Solo tenía, dos horas para encontrar la solución. A pocos metros de la puerta de la Casa de la Palabra, salió un niño a su encuentro
Le agarró de una mano y poniéndole la otra en el pecho, le condujo al más anciano de los presentes. Este sin mediar palabra con el joven, le dijo:

- Ya conozco el motivo de tu visita, y lamento que la primera vez que nos vienes a ver sea por un motivo tan triste y serio, pero, siendo las circunstancias y la persona que eres, estamos obligados a buscarte una solución.

Ndong Mba, acababa de conseguir a través de los rituales y sacrificios ofrecidos por sus tíos a los dioses, que les regalaran un eclipse de sol de unos 15 segundos aproximadamente. “Un extraño vecino, padecía la enfermedad que le hacía transformarse, en un felino, en cuanto se quedaba en la oscuridad”

Una vez de vuelta a su poblado, Ndong Mba, construyó una cuadra, como le habían dicho, en la cual metió todo su rebaño adquirido con los ahorros traídos de la capital, donde le acababan de despedir de un humilde trabajo. Se acababan de quedar en la oscuridad, cuando se produjo un gran silencio. Ndong Mba, un tío que le acompañaba y la vieja "Medjim sosoo", armados de palos y machetes, rodearon la zona de la cuadra, por donde entraría el felino. Los perros comenzaron a ladrar y, las cabras y gallinas, se movían nerviosas de un lado hacia otro. Se escuchó el rugido y el ruido del felino asesino. Pasados los minutos del eclipse, salió el sol y en el centro de la cuadra, se encontraba el gran felino, atrapado. Sin piedad, tal como él había actuado con ellos, acabaron con lo que hasta ese momento había sido su mayor problema.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios