En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...

La UE no apoyará a Zimbabue si no hay reformas políticas
...leer más...

La Unión Africana inicia la investigación sobre los abusos de derechos humanos en Tigray
...leer más...

Los obispos de Eritrea se comprometen a seguir reclamando las instituciones católicas "tomadas por la fuerza"
...leer más...

El expresidente Laurent Gbagbo regresa a Costa de Marfil
...leer más...

Kenneth Kaunda, primer presidente de Zambia , hospitalizado
...leer más...

La diáspora sierraleonesa organiza una protesta virtual mundial contra las condiciones en Sierra Leona
...leer más...

Argelia planea desplegar tropas en Malí
...leer más...

Egipto mantiene la pena de muerte a 12 miembros de los Hermanos Musulmanes
...leer más...

La ONU insiste en que se necesitan más vacunas y más rápido
...leer más...

Francia invertirá 3.800 millones de euros en Egipto
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >


Reche, Paquita

Nació en Chirivel (Almería). Estudió Magisterio en Almería, Licenciaturas de Pedagogía y de Filosofía, en la Complutense de Madrid.

Llegó por primera vez a Africa en 1958 (a Argelia): después estuvo en Ruanda, Guinea Ecuatorial y desde el 1975 en Burkina Faso.

En África trabajó como profesora en el Instituto Catequético Lumen Vitae de Butare, Profesora de enseñanza secundaria de español y filosofía; Universidad Popular (filosofia). También ha colaborado con Asociaciones de mujeres y con niños de la calle en Burkina Faso.

Está en España desde 2004, actualmente, en Logroño. Colabora con la revista de los misioneros de África "Africana", Los Comités de Solidaridad con África Negra y con Rioja Acoge.

Ver más artículos del autor

Kalo y Yulu-El-Pequeño-Cocodrilo - Cuento Bobo-Fing- traducido por paquita Reche, mnsda
30/09/2010 -

Muchas de mis visitas a Kokorowe y Kumi, pueblecitos bobo-fing, del Oeste de Burkina Faso, coincidieron con ceremonias tradicionales de desagravio a la naturaleza. Daño hecho a los habitantes del río, por vertidos tóxicos, o tala de árboles centenarios que estorbaba el trazado de una carretera. En otras ocasiones me llamó la atención el número de lagunas o riachuelos en la región en los que se veneraba a peces o cocodrilos considerados sagrados. “Yulu-El-Pequeño-Cocodrilo” (1) es la bella historia de la amistad de un niño, y un cocodrilo, que salvaron un pueblo en tiempo de una gran sequía que amenazó la vida de sus habitantes. Es a la vez explicación y lección. Recuerda que el agua es la vida de la tierra y que su conservación pasa por la protección de las especies animales y vegetales

Había una vez un niño que se llamaba Kalo. Nada lo distinguía de sus camaradas de juego. Como algunos de sus compañeros privilegiados, sus padres poseían algunas cabezas de ganado, que él hacía pastar. Sucedió que, un año la estación de lluvias había sido desastrosa. Los pastorcillos tenían que adentrarse lejos, muy lejos en la selva para que sus rebaños pudiesen pastar.

Un día Yalo cerca de un riachuelo que nunca había visto. Allí descubrió un extraño animal parecido a un lagarto. Se acercó interesado dispuesto a satisfacer su curiosidad. Pero, el pequeño reptil, asustado por la presencia del intruso, huyó y se escondió en su agujero.
Cuanto volvió a su casa, interrogó a sus padres sobre el animalillo que había descubierto. Su pregunta quedó ahogada en los lamentos y suspiros de resignación de sus progenitores, muy, muy preocupados, por la escasez de agua que iba a sufrir el pueblo. A la mañana siguiente, Kalo se presentó de nuevo al borde del lejano riachuelo, Se aproximó al agua despacito, despacito, sin hacer ningún ruido. Pero se dio cuenta que sus precauciones eran inútiles. El animalillo lo había visto y lo dejaba aproximarse. Estaba acostado en el agua en le mismo sitio del día anterior. Se observaron intensamente durante un buen momento, hasta que la especie de lagarto volvió a esconderse en su madriguera.

De vuelta al aprisco, Kalo iba muy contento. Tenía el presentimiento que empezaba a nacer una amistad entre él y el gran lagarto de agua. Pero como el clima familiar estaba cargado de tristeza, se quedó en un rincón guardando se secreto.
Al alba como siempre, Kalo llevó sus borregos a la selva, resistiendo a las ganas de ir a ver a su amigo. Aguantó hasta la tarde.Cuando llegó tuvo la impresión que el otro había estado esperando mucho tiempo e hizo algo que lo extrañó. En vez de huir, ganó la superficie y avanzó en su dirección barriendo majestuosamente el agua con su gran cola. Se inmovilizó al borde del agua a un par de metros de su amigo.
En el bis a bis que siguió, Kalo perdió la noción del tiempo. Estaba en el séptimo cielo, del que bajó bruscamente al ver que su amigo hacía un movimiento para sumergirse. En un gesto reflejo, Kalo se tiró al agua y cogió al pequeño reptil por el cuello. Éste se debatió enérgicamente para liberarse, sin conseguirlo. Kalo salió del agua, agarrando al reptil con fuerza.

Esa tarde volvió a casa antes de lo acostumbrado y se precipitó lleno de alegría para enseñar la captura a su padre. Pero su alegría duró poco. Su progenitor enfadado le dio orden de alejar de él “ese feo juguete de niño” y, hasta estuvo a punto de pegarle, cuando lo importunó insistiendo para que le dijera el nombre del animal que tanto se parecía a un lagarto. Sorprendido por la repentina cólera de su padre, fue a la cocina en busca de su madre para presentarle el animal. Con los ojos como platos, ésta le dijo que era un animal desconocido en la región y ciertamente peligroso del que tenía que separarse lo antes posible. Hasta le pidió que lo matara para echarlo en la sopa.

El niño no quiso quitar la vida de su amigo. Lloró por la mala acogida que le habían hecho sus padres y también por el mutismo de su nuevo amigo, del que ignoraba hasta su nombre. Pero, sin desanimarse empezó a buscar un sitio donde esconderlo. Fue entonces cuando su amigo habó por la primera vez:

- Muchas gracias por conservarme la vida. Eres chico bueno y gentil. Me llamo Yulu-El-Pequeño-Cocodrilo. Te prometo que jamás te decepcionaré en nuestra amistad aunque haya crecido. Solamente tienes que escóndeme en un sitio donde haya agua.
Kalo escondió a su amigo en el pozo familiar sin que sus padres los supiesen.

Con la presencia de Yulu-El-Pequeño-Cocodrilo en el pozo, el agua no se agotó nunca. Al contrario, a medida que crecía el pozo ganaba profundidad y agua. Cuando los pozos del pueblo se agotaron cuando el riachuelo se secó, las mujeres venían a buscar agua al pozo del padre de Kalo donde jamás faltó y siempre se mantuvo clara.
Todos los habitantes de pueblo adoptaron a Cocodrilo y lo honraron como a un patriarca.

En la siguiente estación de lluvias dijeron a Kalo que pidiera a su amigo que se instalara en la fuente del río. Para que tuviera una habitación tranquila plantaron muchos árboles y prohibieron cortarlos. Más tarde vinieron otros cocodrilos y junto a Yulu pueblan el río. La gente del lugar conoce su utilidad. No los matan ni los comen. Los protegen de los furtivos. Saben que sin su presencia, conocerán escasez de agua en el poblado.

(1 Herman Philippe Sanon, PALABRAS DE SABIDURIA DE UN CLARO DE LUNA (Recueil des contes du terroir bobo) Edicions Bénévent, Nice ,p. 43


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios